Martes 13 de marzo.- La leche de vaca es un alimento que ofrece diversos beneficios al organismo, sin embargo, por problemas de salud, como intolerancia a la lactosa, o simplemente para tener una dieta más balanceada, consumir productos como la leche de almendras se ha convertido en una de las mejores alternativas.

Las almendras se encuentran dentro de los alimentos que contribuyen a obtener grasas saludables en la dieta diaria y considerando que en la actualidad existe una gran tendencia hacia un estilo de vida más sano, los nutriólogos sugieren alternar el consumo de la leche de vaca con la de esta semilla.

Este alimento, del grupo de las oleaginosas, al cual también pertenecen las nueces y los cacahuates, aporta gran cantidad de minerales como hierro, fósforo, potasio, zinc, magnesio y calcio, así como un alto porcentaje de proteína.

“Tanto como nutrióloga como mamá recomiendo ampliamente el consumo de la leche de almendras ya que cuenta con muchas ventajas, una de ellas es que da una opción a quienes son intolerantes a la lactosa o a quienes quieren disminuir el consumo del derivado animal”, dijo Vivian Sadovitch, del Consejo de Bienestar de Silk, en entrevista con Notimex.

La nutrióloga expuso que no existen alimentos buenos o malos, sino que hay buena o mala calidad en ellos, y el aprovechamiento nutricional siempre dependerá del consumidor final y de su historia clínica.

“No me parece lo más adecuado satanizar algún consumible y una buena leche de vaca está bien, pero su beneficio es diferente para todos, no hay una recomendación general, lo que si puedo recomendar es que, si el paciente no es intolerante a la lactosa, alterne con la de almendras para una alimentación más provechosa y balanceada”.

Además, el producto obtenido de la semilla cuenta con otros beneficios como ganar energía de manera natural, mejor función cardiaca y proteger a las células del daño oxidativo por su contenido de vitamina E.

LAS VARIEDADES

Vivian Sadovitch indicó que para conocer este producto se pueden acercar a la leche de almendra Silk, o si lo prefiere hacer su versión casera si así lo prefiere.

Para prepararla de manera artesanal hará falta sólo media o una taza de almendras, que deben remojarse por toda la noche; al día siguiente desechar el líquido y moler la semilla con un litro de agua y una pizca de sal, así como el endulzante de su preferencia y finalmente colar.

Dependiente del gusto de cada consumidor, se puede lograr una consistencia más o menos espesa, a través del número de veces que se muela el líquido resultante.

Además de todos los beneficios hasta ahora mencionados, la nutrióloga agregó que consumir leche de almendras o de otros productos como soya o arroz, resulta una opción para contribuir a la conservación del medio ambiente, por lo que resulta doblemente benéfica.

Fuente: Notimex