Diabetes, problema global grave

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, la FID publicó su Atlas sobre la enfermedad, en el que destacó el desafío que enfrenta el mundo ante este mal

 

Sábado 16 de noviembre.- La Federación Internacional de Diabetes (FID) advirtió este jueves que más de 460 millones de personas en el mundo (uno de cada 11 adultos) padece diabetes, y el número se podría disparar a 578 millones para 2030 y a 700 millones en 2045.

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, este 14 de noviembre, la FID publicó su Atlas sobre la enfermedad, en el que destacó el desafío que enfrenta el mundo ante este mal, ya que se ha convertido en una de las 10 principales causas de muerte en el planeta.

El informe muestra un aumento de 38 millones de casos respecto al anterior de 2017, además de que más de la mitad, es decir 50.1 por ciento de los adultos que sufren la enfermedad en el mundo, no están diagnosticados.

“Como resultado, es más probable que sufran complicaciones debilitantes, como ataques cardíacos, derrames cerebrales y otras afecciones médicas graves, lo que reduce la esperanza de vida y las facturas potencialmente enormes por los servicios de salud”, destacó.

La mayoría de los pacientes tienen diabetes tipo 2, que está relacionada con la obesidad y otros factores de estilo de vida que emergen en adultos, aunque cada vez más niños la padecen; la tipo 1, que no se puede prevenir, se presenta cuando el páncreas no produce suficiente insulina, la hormona que regula los niveles de azúcar en la sangre.

El jefe de la FID, Nam H. Cho, destacó que esta enfermedad "es un problema de salud global grave, que tiene un enorme impacto socioeconómico que no puede ser ignorado".

"La creciente prevalencia de diabetes es un motivo de preocupación real, especialmente cuando consideramos la gran cantidad de personas que no se diagnostican", apuntó Cho.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el lanzamiento de una iniciativa para reducir los precios y aumentar el acceso a la insulina a medida que aumenta el número de pacientes y el costo de los servicios de salud, que llegará en 2019 a unos 760 mil millones de dólares, según la FID.