DEFORESTACIÓN ILEGAL Y MATANZA

EUGENIO DERBEZ NARRA INVESTIGACIÓN DE DEFORESTACIÓN ILEGAL Y MATANZA CRUEL DE ANIMALES EN BRASIL CAUSADAS POR LA GANADERÍA

La organización internacional de protección animal Igualdad Animal ha lanzado un investigación, narrada por el actor, productor y defensor de los animales Eugenio Derbez, que muestra imágenes obtenidas por el equipo de investigación de la organización en Brasil que viajó al estado de Mato Grosso, en el centro oeste del país, para documentar los incendios ilegales que arden en los humedales del Pantanal y las sabanas del Cerrado.

Igualdad Animal logró entrevistar a las personas que están en primera línea tratando de detener las llamas, quienes revelaron que los ganaderos están provocando incendios ilegales para despejar la tierra con el fin de criar vacas para carne, así como para plantar soya, la mayor parte de la cual se exporta para ser utilizada como alimento para animales en granjas de todo el mundo.

Este trabajo documental pone de manifiesto cómo la deforestación y los incendios ilegales provocados en las regiones del Pantanal y el Cerrado son una consecuencia directa de la industria brasileña de producción de carne y soya, en constante expansión y poco regulada.

El Pantanal es la llanura aluvial continua más extensa de la Tierra, y el Cerrado es la sabana con mayor biodiversidad en el mundo.

Sólo en el año 2020 se quemó intencionalmente el 29% del Pantanal, superficie equivalente a 6 millones de campos de fútbol americano. Y hasta la fecha, 50% del Cerrado ha sido deforestado - un área equivalente al tamaño de Inglaterra, Italia, España y Portugal, juntos.

Según una investigación de MapBiomas, el 99,8% de la deforestación en Brasil el año pasado mostraba signos de actividad ilegal.

La producción cada vez mayor de carne y soya (para alimentar animales) es la principal causa de la destrucción de los bosques y humedales brasileños y la falta de regulación en la industria de producción de carne de vaca en este país no solo está impulsando la destrucción del medio ambiente, sino que también causa sufrimiento a las vacas que se matan para obtener carne.

Brasil es el mayor exportador de carne de vaca del mundo, exportando a 154 países. En 2020, se mataron más de 44 millones de vacas, el 20% de las cuales se exportó a los estantes de los supermercados y a los restaurantes del extranjero. Sin embargo, las leyes actuales de Brasil no protegen a estos animales de las prácticas abusivas.

En 2019, Igualdad Animal investigó la región del norte de Brasil, junto a la selva amazónica, y descubrió que las vacas de las zonas deforestadas eran apaleadas hasta la muerte con mazos en mataderos que operaban ilegalmente.

Actualmente, no existe un sistema de seguimiento que controle toda la cadena de producción de carne de vaca, por lo que es imposible saber si los animales se han criado en una zona deforestada ilegalmente. En consecuencia, las vacas criadas en estas zonas pueden ser enviadas directamente a estos mataderos sin licencia en donde no se respetan las normas mínimas de bienestar animal.

La deforestación ilegal es un síntoma de la escasa regulación que existe actualmente en la industria cárnica de Brasil.

El equipo de Igualdad Animal en Brasil está pidiendo al Congreso Nacional brasileño que apruebe una legislación que obligue a los productores brasileños de carne de vacuno a hacer un seguimiento minucioso de sus cadenas de suministro, para evitar que se produzcan matanzas ilegales y crueles de animales y la destrucción del medio ambiente.