Pimero Amazonas, ahora Australia

El cambio climático está haciendo estragos en el mundo y la preocupación no
debería ser por el impacto que nuestros automóviles tienen en el planeta sino por lo que
comemos.

Desde septiembre de 2019 y hasta la fecha, 200 incendios han arrasado con 5 millones de
hectáreas en Australia y provocado la muerte de más de 480 millones de animales. Los
expertos indican que aunque los incendios forestales son comunes durante el verano en
Australia, estos han sido tremendamente intensificados como consecuencia de los efectos del
cambio climático debido a que responden a un típico patrón climático intensificado por este
fenómeno.

El consumo de carne en la mira de la tragedia
Producir carne, leche o huevos tiene un alto impacto medioambiental. La industria ganadera es
uno de los principales factores del cambio climático por hechos tan contundentes como que
producir un solo kilo de carne requiere 16 mil litros de agua, mientras que producir un kilo de
maíz o soya solo requiere 900 litros. La actividad ganadera genera el 15% del total de las
emisiones globales de gases de efecto invernadero y ocupa el 45% de las tierras habitables.
Hace poco más de un año, un estudio de la Universidad de Oxford reveló que grandes
reducciones de carne a nivel mundial son necesarias para evitar una catástrofe como
consecuencia del cambio climático. Pocos días antes de esto, el Panel Intergubernamental
sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC) hizo «un último llamado» para alertar sobre que
solo nos quedan 12 años para mantener el límite de temperatura global en 1,5 Cº y evitar que
los riesgos de sequía, inundaciones y calor extremo (todos ellos consecuencias del cambio
climático), se eleven significativamente.

Una solución efectiva
A pesar de todas las advertencias que el gobierno australiano recibió tanto de parte de la
Oficina de Meteorología como de 23 ex jefes de bomberos y líderes de emergencias sobre “los
cada vez más catastróficos eventos climáticos extremos”, este no ha llevado adelante acciones
contundentes para detener el aumento de las temperaturas globales.
La situación es alarmante y el tiempo apremia. La ONU a través del IPCC, declaró que la
manera más efectiva de combatir los efectos del cambio climático es llevando una alimentación
basada en plantas. Un cambio así tiene un impacto potente y positivo ya que el uso de la tierra
para generar el alimento de los animales en la ganadería industrial se reduciría en un 75%.

Para comenzar a probar, Love Veg cuenta con recetas, consejos de expertos y actualizaciones
semanales sobre noticias y productos alternativos y su página se puede visitar en

Love Veg