Prácticas crueles de la pesca industrial y piscifactorías

Igualdad Animal, organización internacional reconocida por su capacidad de infiltrarse en la ganadería industrial, plantea una interrogante en sus investigaciones: si el consumidor pudiera ver todo lo que ocurre antes de que la carne llegue a su plato, ¿qué sería lo que descubriría?

De acuerdo con los hallazgos mostrados en cada uno de los videos encubiertos de la organización este poco conocido proceso involucra un terrible sufrimiento de estos animales, que son los más maltratados y consumidos en el planeta. Gracias a ellos, ahora, han quedado al descubierto las prácticas crueles y rutinarias de la pesca industrial y piscifactorías (granjas de peces), lugares donde el peor maltrato animal conocido tiene lugar.

“Si hacemos la prueba de aguantar la respiración y contar hasta 10, seguramente antes de terminar ya sentiríamos que necesitamos volver a respirar y que no podríamos seguir tratando de no hacerlo. Esto es lo que les ocurre a los peces. Cada segundo sienten como la vida se les escapa. Sobre la cubierta del barco luchan por buscar lo que más necesitan: el agua. No escuchamos sus voces pero sus bocas abiertas y vacías nos muestran claramente esos gritos que no logramos escuchar” asegura una de sus notas al respecto.

Al ser elevados rápidamente desde el mar, los peces sufren descompresión y por eso sus ojos estallan al igual que sus órganos internos que se les salen por la boca. Igualdad Animal refiere que no podría haber una agonía y muerte más terrible que aquella que comienza con explotar por dentro.

La pesca de arrastre es una de las prácticas más crueles y destructivas: implica la destrucción del lecho marino y la captura de todo tipo de peces y otros animales de manera absolutamente indiscriminada. Independientemente de que puedan ser vendidos o no, todos mueren. Inclusive aquellos considerados «desecho» son devueltos al mar heridos o ya muertos en un ciclo interminable de muerte y dolor.

Investigadores de Igualdad Animal también han registrado cómo los trabajadores atraviesan a los peces con ganchos para ser alzados por los barcos o para que se desangren, y también como los destripan o decapitan mientras están plenamente conscientes. Y en las piscifactorías los métodos de matanza son también inmensamente crueles: electrocución, asfixia o golpes.

Desde hace algún tiempo, la organización Igualdad Animal viene trabajando para reducir el sufrimiento de los peces y otros animales. Además de mostrar la realidad que viven los animales en la industria nos invita a suscribirnos gratuitamente a LoveVeg.mx, para recibir las mejores recetas y mucha información valiosa para comenzar a sustituir la carne por deliciosas alternativas vegetales, que además de ser más sanas y sostenibles no implican ningún sufrimiento para los animales.