Sorprendidos maltratando cerdos

Tras la revelación de la organización Igualdad Animal sobre el brutal maltrato animal en una granja de cerdos de Fir Tree en Lincolnshire, propiedad de Elsham Linc, uno de los productores de carne de cerdo más grandes de Gran Bretaña, tres trabajadores de dicha granja han sido acusados de delitos contra el bienestar de los animales.

A través de cámaras encubiertas, investigadores de Igualdad Animal, capturaron cómo los empleados pateaban a cerdos en la cara y en la cabeza, a menudo violenta y repetidamente, con más de 100 incidentes de patadas registrados en 10 días. También, los pinchaban repetidas veces con rastrillos de limpieza o golpeaban sus cabezas contra puertas o tablas de plástico. A los cerdos heridos o gravemente enfermos los golpeaban para forzarlos a caminar, o los abandonaban a una dolorosa agonía por días sin proporcionarles asistencia veterinaria.

Los investigadores realizaron múltiples visitas a Fir Tree Farm, que tiene capacidad para 10.000 cerdos, entre el 1 y el 27 de abril de 2018, y colocaron las cámaras ocultas en los edificios donde previamente se informó sobre la violencia.

También documentaron docenas de cerdos con severas heridas de mordedura de la cola, algunos críticamente infectados, así como muchos cerdos con cicatrices fuertes y varios con hernias.

Todas las escenas de crueldad ocurrían mientras los trabajadores se burlaban del maltrato en medio de risas y ofensas contra los cerdos, siendo esta la tercera vez que Igualdad Animal filma trabajadores abusando de animales en granjas británicas.

En 2016, un trabajador de la granja láctea de Pyrland, en Somerset, fue filmado golpeando recién nacidos contra el piso y pateando a vacas en la cara justo después de haber dado a luz. Se declaró culpable de dos cargos de crueldad en abril de 2017. En 2012, dos trabajadores fueron filmados golpeando a lechones hasta la muerte con una barra de metal en Harling Farm en Norfolk. Ambos hombres se declararon culpables y uno de ellos fue enviado a prisión por 18 semanas.

También en 2016, una jueza dictó la pena máxima que contempla la ley en España a dos ex-trabajadores de la granja de cerdos El Escobar, cuyos actos de maltrato animal fueron hechos públicos por Igualdad Animal en 2012. Ambos fueron sentenciados a un año de prisión y tres de inhabilitación para actividad relacionada con animales.

Los tres empleados de la granja Fir Tree han sido acusados de infligir daño por fuerza brusca, violencia física, uso inadecuado de rastrillos de limpieza y de causar un sufrimiento innecesario a un animal protegido, todo tras una acusación presentada por la RSPCA luego de que emprendieran una investigación a partir de las evidencias que Igualdad Animal le entregó.