Sucia y olvidada

La glorieta La Normal fue entregada hace más de dos semanas, y ahora es mucho pasto seco con basura y estanques

Miércoles 16 de septiembre.- Lo que se prometió como un espacio para el disfrute ciudadano, y puerta de acceso al Paseo Fray Antonio Alcalde, evidencia olvido; a la entrega de la Glorieta La Normal se anunció como un logro de recuperación de espacio público, y ahora tiene más de la mitad de su pasto seco, con varios estanques de agua sucia, surcos olvidados y basura acumulada.

El espacio estuvo cerrada por varios años, con material constructivo de la Línea 3 del Tren Ligero, en sí, fue una gran bodega de casi 15 mil cuadrados.

Al momento, tiene también dos concentraciones de escombro, y no se evidencia siquiera el trazo de andadores.