Yulin, el festival sangriento

A pesar del rechazo internacional y de que el gobierno de China eliminó a los perros de la lista de animales que pueden ser criados y vendidos para consumo, el 21 de junio arrancó una vez más el Festival de Yulin, en el cual se promueve la venta de carne de perros y gatos.

Cada año desde 2009 la ciudad de Yulin en China celebra el solsticio de verano con un festival en el que se promueve el consumo masivo de carne de perro y gato. Muchos de estos animales son obtenidos de forma ilegal; robados a sus dueños o capturados en las calles del país, y posteriormente transportados en terribles condiciones. Viajan miles de kilómetros sin agua, comida y hacinados en jaulas de alambre hasta llegar al mercado de Dashchang en Yulin. En el momento en el que son matados gran parte de ellos se encuentran enfermos o moribundos.

El festival es notorio por la violenta matanza de perros, donde los animales son masacrados inhumanamente: golpeados y asesinados mientras están conscientes. Según estimaciones, 10 millones de perros y 4 millones de gatos son matados en China cada año por su carne. Y la OMS ha advertido que el comercio de carne de perro propaga la rabia y aumenta el riesgo de cólera, proporcionando más pruebas del papel de la cría de animales para consumo en la propagación de enfermedades zoonóticas.

Una cruel tradición que continúa a pesar de la prohibición.

Con la crisis de salud mundial causada por el Covid-19, el 30 de Mayo pasado el gobierno chino aprobó una ley que prohíbe el comercio y consumo de animales silvestres. La ley no se aplica específicamente a los canes, pero el Ministerio de Agricultura en su anuncio reclasificó a los perros como animales de compañía, eliminandolos de la lista de animales destinados a consumo. A pesar de que criar, vender o comer carne de perro y gato aún no está explícitamente prohibido, dos importantes ciudades del sur, Shenzhen y Zhuhai, ya emitieron decretos al respecto.

Pese a esto, las jaulas repletas de perros para ser matados y vendidos llenan las paradas del mercado de Dashchang en Yulin. El macabro festival también ha resistido a múltiples críticas, protestas y campañas puestas en marcha por asociaciones y organizaciones animalistas.

Investigaciones llevadas a cabo por Igualdad Animal en China sobre esta cruel industria, lograron el cierre de un matadero ilegal y 33 puestos de carne de perro y gato en la provincia de Guangdong pero aún queda mucho por hacer. Ayuda a detener esta masacre; firma la petición para prohibir los mercados de animales vivos https://igualdadanimal.mx/actua/mercados-de-animales